«Sería una derrota de los argentinos que gane Cristina, pero eso no va a pasar», dijo Peña

El jefe de Gabinete está convencido de que Macri va a ser reelegido y que «hay que aprender a vivir» con la volatilidad del dólar

En plena crisis económica, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, dijo que está «convencido de que Mauricio Macri va a ganar la reelección» y que «sería una derrota de los argentinos que gane Cristina Kirchner, pero eso no va a pasar».

En relación a la volatilidad del dólar, que la semana pasada llegó a cotizar por encima de los $ 43, indicó que «hay que aprender a vivir con un tipo de cambio flotante».

La mano derecha del presidente en el Gobierno dijo en relación al panorama electoral que hay tres perfiles en la sociedad. Uno que «sigue adhiriendo al kirchnerismo y que ve todo lo que ha pasado como un retroceso», otro que «siente que, más allá de las dificultades» el Gobierno «honra los valores del cambio» y un tercero que «tiene más dudas y más peso en la cuestión de su metro cuadrado y su bolsillo».

«La discusión no es si estar mejor o peor, sino si pueden salir de la situación de falta de futuro y de esperanza y de mala calidad de vida en la que se encuentran hace mucho tiempo», afirmó.

«Cuando uno mira dónde estábamos en 2015, teníamos cepo cambiario, tarifas congeladas y distorsionadas, no sabíamos cuánto era la inflación, no había libertad de comercio y teníamos un déficit fiscal altísimo. En todas esas variables hemos encarado el camino de la solución», dijo el funcionario en una entrevista a La Nación.

El jefe de Gabinete calificó de «fracaso» la posibilidad de que pueda ganar la exmandataria y dijo que está «convencido de que eso no va a pasar».

«Nada bueno puede salir de volver a un modelo de absoluto fracaso, comparable con Venezuela en el uso del poder en beneficio propio. Estoy absolutamente convencido de que la gran mayoría de los argentinos no van a ir para atrás. En todos los temas estamos mejor que en 2015», afirmó.

Sobre la potencial candidatura de una «tercera alternativa» como la del exministro de economía Roberto Lavagna, dijo que desconoce «qué representa» y se excusó de opinar sobre «algo que no ocurrió todavía», ya que el economista todavía no confirmó su postulación al Ejecutivo. «Esta elección depende de nosotros, no de los candidatos que pueda presentar la oposición», aseguró.

Además sacó algunos trapos escondidos sobre la fuerte interna con la Unión Cívica Radical (UCR), que reclama mayor protagonismo tanto en las decisiones clave de gestión con en el armado electoral. «Todo se puede discutir en la mesa nacional de Cambiemos. Pero estamos convencidos de que hay que fortalecer la figura del Presidente, de que él es el candidato natural, y esa estrategia no sería una eficaz manera de sumar votos». Sostuvo que los desdoblamientos en Jujuy, Corrientes y Mendoza (gobernadas por radicales) fueron consensuados.

Consultado sobre si es posible una interna por la candidatura presidencial contra la UCR y Martín Lousteau, Peña dijo que «es posible desde el momento en que es legalmente posible». Insistió que Macri «es el referente indiscutido de Cambiemos y así lo han expresado la mayoría de los dirigentes» pero dijo que eso «no invalida que pueda haber disenso».

Sobre uno de los temas que más preocupa a los argentinos: la inflación, dijo que para bajarla hace falta «consolidar el camino hacia el equilibrio fiscal». «No hay atajos posibles para llevar a la normalización, va a llevar un tiempo», admitió, en diálogo con Clarín y La Nación.

En referencia a los saltos del dólar dijo que el Gobierno siente «tranquilidad» por tener «un equipo muy competente en el Banco Central y en Hacienda, con herramientas y capacidad para enfrentar un año de volatilidad». Niega que se esté produciendo una nueva corrida y, en relación a la inflación, aseguró: «estamos haciendo lo necesario para que lo más rápido posible haya un alivio para el bolsillo».

El ministro agregó que la Argentina no logró todavía «ir a una estabilidad macroeconómica» que desde hace tiempo consiguieron países vecinos y, con críticas a la oposición, advirtió que «hay mucho pensamiento mágico y mucho profeta de un discurso obsoleto y fracasado». «Hasta que logremos eso vamos a vivir en una situación de mayor vulnerabilidad», afirmó, y admitió que «es natural que los movimientos del tipo de cambio generen preocupación»

Por último en relación a las elecciones en Neuquén, que el Gobierno mira de cerca porque define el futuro de Vaca Muerta (a segunda reserva de gas y la cuarta de petróleo no convencionales de todo el mundo) se limitó a decir que «es una elección local». «No voy a especular sobre un resultado que todavía no ocurrió», se atajó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas